Saltar al contenido
Fajas Reductorass

¿Las Fajas son Buenas o Malas?

Las fajas se han convertido en una salvación para muchas mujeres y en una tortura china para otras. Esta polaridad de resultados, ha hecho que otras se planteen si las fajas son buenas o malas, y es totalmente válido cuestionarse en vista de tantas experiencias opuestas.

Bien, aquí vamos a darte varios factores por los cuales la fajas pueden ser beneficiosas y cuándo de convierten en dañinas para la salud. Eso sí, ten en cuenta que siempre prevalecerá la recomendación de tu médico, si estás buscando una ayuda profesional especializada.

♥ Lo bueno de las fajas ♥

El beneficio más inmediato de las fajas reductoras son moldear la figura en la forma que deseamos. Si tenemos la necesidad de lucir un cuerpo limpio sin gorditos excesivos que se noten en un vestido ajustado, la faja hará maravillas. Incluso, si deseas una cintura más pequeña, puedes lograrlo con una faja corset en segundos.

Las fajas también son importantes como soportes terapéuticos que ayudan en postoperatorio o postparto. El cuerpo queda con edemas, inflamado y con exceso de líquidos después de las intervenciones quirúrgicas o parto, y  la compresión adecuada de la faja hará que el drenaje sea más fácil, a la vez que irá reafirmando la piel a los músculos,  mejorando la cicatrización, y que el cuerpo tome la forma que las mujeres deseamos.

Otro de los lados buenos de las fajas con el ayudar a corregir la postura mientras las usas. Para ello es bueno elegir una faja con soporte en la espalda, y que permita mantener una posición recta.

Además también es un complemento estupendo cuando estés bajando de peso, ya que permite que la piel se vaya amoldando a tu nueva figura, mientras haces deporte o una dieta recomendada por tu nutricionista.

Entre otros beneficios de las fajas, se pueden mencionar su apoyo eficiente en el dolor de espalda. Para ello debes usar una faja tipo chaleco de compresión alta, que tenga un buen soporte en la espalda y te asegure cumplir esta función de soporte en las lumbares.

Y lo mejor de las fajas moldeadoras para nosotras, es que puede esculpir tu figura a la vez que te moldea, por ejemplo también puede levantar los glúteos, reducir tamaño de cintura y elevar los pechos. Este triple efecto se consigue con una faja preparada para esto, y es recomendado al 100% para un uso especial, no para llevarlo todos los días, ya que la compresión para reducir cintura es alta, y si aún no estás familiarizada con llevar fajas, te costará al principio.

⇓ Mal uso de las Fajas ⇓

Las fajas no son malas, sino el uso incorrecto de la prenda. Esto es acompañado del desconocimiento, mala información o poca información que reciben antes y después de comprar su faja reductora. Aquí te dejamos algunos de los casos más comunes de errores o supuestos incorrectos que asumen muchos usuarios de esta prenda de compresión.

Niveles de compresión de las fajas reductoras o adelgazantes
  • Medida incorrecta de la faja: debes buscar la talla adecuada al tu perimetro abdominal y la tabla de medidas del fabricantes. Jamás te vayas por una talla menos con tal de reducir más medidas, esto sólo hará que pases un infierno y no uses bien la faja.
  • Nivel de compresión inadecuado. Este es otro de los grandes desconocimientos de las mujeres al comprar su primera faja, y sin darse cuenta están boicoteando a la prenda. Lo primero es informarte de la compresión que necesites según tus necesidades, es decir, si deseas un faja para el día a día tendrá una compresión ligera, pero si deseas una faja para usar un vestido muy entallado, tendrás que usar una faja de compresión alta por ese día especial. Eso no quiere decir, que la faja más ajustada la puedes usar todos los días, por el solo hecho de querer estar con menos medidas, ahí comienza el gran error y el fracaso de llevar la faja.
  • No queman grasa mágicamente. Sí señoras, hay que decirlo, las fajas reductoras no queman las grasas o las convierten en delgadas por arte de magia. La función de la faja es moldear y otorgar un efecto adelgazante para lucir una prenda, no quiere decir que si te pones la faja vas reduciendo medidas efectivas. Para conseguir una pérdida de peso, grasa, medidas reales, deben ser acompañadas de una dieta saludable y ejercicios físicos adecuados a sus objetivos particulares. La faja irá comprimiendo la piel suelta que vaya quedando mientras pierdes peso, a tu nueva figura.
  • Material inadecuado de las fajas. Dependiendo en qué condiciones tengas la piel, si tienes alguna alergia especial,  o estas en proceso de recuperación de una cirugía estética, etc debes elegir el material más adecuado de la faja que vas a usar. No te vayas por el precio y  compres una faja barata, que luego no sea la adecuada para ti, y ahí empiezan los problemas que hará que tengas una mala experiencia, y de inmediato califiques a la faja como algo malo. En el mercado se ha innovado muchísimo las telas de las fajas, y puedes elegir entre una material antialérgicos, con vitamina E, aloe vera, cafeína entre otros que no lastimarán tu piel y a la vez la nutra en el proceso que la uses.
  • Uso incorrecto de las fajas. Esta es otra de las razones principales por la cual se han tildado de mala a esta prenda. Por ejemplo, en algunos casos se cree que es bueno usarlas las fajas para dormir, y es incorrecto, a excepción de los tratamientos postoperatorios que recomiende el médico. Las fajas no son recomendadas para dormir, por su incomodidad, y aún más pueden afectar la salud estomacal, circulatoria o cutánea. Asi que dejen de pensar que si duermen con las fajas aparecerán con 10 centímetros menos de contorno de cintura o abdomen.
  • Uso excesivo de las fajas. Para esto debemos saber cuántas horas al día se debe usar la faja, y eso dependerá de cada persona y su nivel de tolerancia de la compresión. Lo primero a tener en cuenta es que siempre debes sentirte cómoda, la faja no debe ser una molestia ni una limitación para ti, es decir, la faja debe adaptarse a tu cuerpo como una segunda piel y no al revés. Las horas de uso son graduales, en función que  vayas acostumbrándote, puedes empezar por periodos cortos de 4 o 6 horas, y descansar hasta que te sientas tranquila, e ir subiendo las horas hasta 8-10 horas según sean tus necesidades. Nunca te esfuerces por tolerar demasiado la faja, si te sientes incómoda, debes quitarla y descansar hasta que te sientas cómoda nuevamente. Recuerda también que es mejor empezar por una compresión (nivel de ajuste) básico y en la talla correcta.

“La grasa abdominal sólo se reduce con dieta y ejercicio, no le eches la culpa a tu Faja “

Θ Lo Malo de las Fajas Θ

Como hemos ido viendo, las fajas no son el problema, sino el mal uso o negligencia de parte de las mujeres. Entonces, si haces un mal uso de la prenda, estas pueden ser las consecuencias.

  • Dificultad para respirar, inflamación en las costillas, reflujo gástrico, hinchazón, bajada de presión arterial, y más, por una talla o compresión que no sea adecuada para ti por muchas horas.
  • Lesiones en la piel como quemaduras o heridas, si el material no es el adecuado para ti.
  • Pérdida del tono muscular por el uso excesivo de las fajas durante todo el día.

“La faja no debe ser una molestia ni una limitación para ti, es decir, la faja debe adaptarse a tu cuerpo como una segunda piel y no al revés”

También te puede interesar estas Fajas Reductoras:

elegir la mejor faja postoperatoria lipoescultura abdominoplastia

Fajas PostOperatorias 2021

fajas reducir brazos y espalda

Fajas para Reducir Brazos y Espalda

comprar sujetadores reductores online

Sujetadores Reductores

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar